Santiago de Chile y las exigencias del Cambio Climático

santiago de chile

Hoy Chile fue el invitado especial en la sesión de la mañana a través de un “Workshop” bastante interesante donde los asistentes conocieron de primera mano la realidad de su capital Santiago de Chile y por supuesto cómo esta se viene preparando para afrontar las consecuencias y planificar estrategias que exige el cambio climático.

La realidad en Chile no es diferente a lo que ocurre en muchos de los países de Latinoamérica, donde un grueso sector de la población se concentra en las grandes urbes pero también una significativa cantidad están asentados en las zonas rurales, donde quizá es más difícil ofrecer una cobertura total de servicios públicos  y a la vez la concientización de usuarios en manejo responsable de los recursos naturales se torna compleja.

Una de las principales acciones adelantas por el gobierno local, para contrarrestar el cambio climático es el Maipo Plan Adaptación, MAPA, basado básicamente en la conservación y mitigación de efectos causados por este en la cuenta Maipo, una de las principales abastecedoras de agua para la ciudad. El MAPA, trabaja básicamente 4 frentes: Vulnerabilidad, energía, uso de la tierra y agua y se direcciona a los 7 millones de habitantes de Santiago.

De los puntos destacados de esta sesión, fue el relacionado con el agua y los servicios públicos y la alta cobertura que tienen los servicios públicos en Chile,  lo que hacen que este servicio sea casi igual o mejor que muchas de las ciudades europeas.  Según lo dicho por Martha Sepúlveda, de la Súper Intendencia de Servicios Sanitarios, existe una cobertura en agua potable del 99.9% en áreas urbanas y del 98% en el área rural, siendo esta última administrada por los usuarios a través de organizaciones comunitarias de acueductos, que en total suman 1600; sin embargo, un 35 por ciento del agua, se desperdicia en el transporte a los usuarios, lo que va en contravía a las constantes campañas de manejo responsable del agua.

Por otro lado, Francisco Montiel, ingeniero de operaciones de Aguas Andinas, fue enfático en enunciar que pese a los esfuerzos realizados por el gobierno de Chile, aún no se cuentan con  muchas herramientas que permitan prevenir o pronosticar eventos causados por el cambio climático, o bien porque no existen estaciones de alerta temprana para registrar niveles de turbiedad del agua o  capacidad para predecir las tormentas de verano, o no hay planes de emergencia  basado en eventos de invierno.  “Hemos aprendido de eventos desafortunados que hemos tenido en años pasados, como tormentas de verano, alta turbiedad en el agua por fuertes lluvias o fríos extremos, ahora tenemos constituida una red de emergencias con autoridades y organizaciones involucradas,  tenemos una aplicación que nos permite monitorear en tiempo real los niveles de agua en los tanques de abastecimiento y estamos monitoreando también lo turbiedad en el agua” puntualizó.

Una vez hechas las exposiciones, los asistentes se dividieron por grupos para compartir experiencias en cuanto a trabajos de los gobiernos locales de cada país en lo que a cambio climático se refiere y en cuáles son las mejores herramientas para comunicar los impactos climáticos, los riesgos y la vulnerabilidad a todos los actores involucrados en el proceso.

 

Writing by Angela Montoya

(Social Media Volunteer)

amontoya